Encuentra lo que no veas

30.1.15

Las canicas

Pedro García Martín, Profesor de Lengua y Literatura

En el humilde museo arqueológico de la villa de Cauca -hoy un edificio de fasto y salas vacías que con perspectiva de cernícalo miran al Eresma- había, entre otros muchos objetos de valor histórico, una colección de bolas celtibéricas. Se trata de pequeñas bolas de barro con decoración incisa que recuerdan remotamente a las canicas de nuestra infancia. Lo curioso de estas hermosas reliquias es que la decoración no se repite; cada pieza es única. Los arqueólogos todavía no se han puesto de acuerdo sobre su utilidad o su significado. Y es que se suele dar una interpretación mágica o sagrada a lo que nos es desconocido, por si acaso. Sin embargo, por humana, la explicación es mucho más sencilla.

El autor escribió el artículo "Las canicas" para la revista del instituto de Babilafuente, en Salamanca, todavía añorando los años que vivió en Coca con su familia

De todos es bien sabido que fue el maestro alfarero Bolscan el último de su aldea que coció las bolitas con decoración incisa. Sucedió en el castro  que los vacceos habitaban en el lugar hoy conocido como Cuesta del Mercado, a unos dos kilómetros de la villa, hacia el norte. Ya conocéis la historia. Aquellos jóvenes habían llegado al alfar al caer la tarde. Turiasu era uno de los que mostraban más rencor. Sus padres, Bursau y Sekaisa, le habían relatado, desde que pudo comprender los signos de su lengua, la humillación sufrida a causa de la traición del cónsul romano Lúculo, que exterminó a toda la población de Cauca. Los ancianos del lugar habían salido fuera de las murallas portando coronas vegetales sobre sus cabezas y ramos de laurel para pedir clemencia y justicia. Los pobladores apenas pudieron defenderse a distancia, con lanzas, flechas o piedras. En aquella ocasión, los vacceos del castro no sufrieron los atropellos de los romanos, que sólo pretendían apoderarse de una posición estratégica amurallada en la cuenca del Duero.

Sin embargo, durante más de siglo y medio se sucedieron las campañas de exterminio, conocidas por los romanos como “operaciones de castigo”, por traición a Roma  al haber ayudado los vacceos a sus vecinos los vettones, los arévacos… Primero las que Pompeyo infligió a Cauca y su entorno por haber apoyado a Sartorio contra Roma; después, las de Metelo Nepote; a continuación, las de Estatilio Tauro... Para qué seguir. Todos conocemos el hambre insaciable de los imperios.

En una de aquellas campañas, doloroso es recordarlo, Turiasu  perdió a sus padres y a Kelse, su hermana. A pesar de que eran valientes y buenos jinetes, de que las mujeres también participaban con ardor en la guerra, de que los escarpados del río y el foso los defendían, hubieron de sucumbir. Aquella mañana la meseta del castro se convirtió en una extensa pira. Al otro lado del río, en la zona más escarpada, dejaron los restos de los guerreros muertos en combate de forma más valiente y honrosa para que los devoraran los sagrados buitres. Uno de aquellos guerreros era Bursau, el padre de Turiasu.

Y por la tarde, entre el humo de las incineraciones, el intenso olor a carne quemada y la imagen completa de la desolación, Turiasu, su amigo Iltirte y los otros pocos jóvenes de la aldea se presentaron en el alfar de Bolscan. De lo tratado, todo son conjeturas. Sólo sabemos que Bolscan encendió por última vez el horno. Y que coció las últimas bolas con decoración incisa que no se repite. Tras estos hechos, los vacceos fueron abandonando el castro, sus hogares, su necrópolis, aunque no sus vivencias ni sus recuerdos ni su identidad.

Desde siempre, los juegos creativos tradicionales (la industria del juego es otra cosa) han estado asociados a la infancia. Abandonar la infancia no es un castigo, ni una especie de exterminio, ni una rendición. Tal vez sea la mala jugada del imperio del tiempo. Nuestra vida no es más que una estrategia para no perder del todo nuestra infancia. De alguna manera, los bolos, la calva, el escondite, las cintas, las chapas, la comba, las canicas nos reconcilian con el pasado. También escribir historias que nos entretienen, nos enseñan  y nos curan de tantas heridas de guerra. Como éstas, los signos grabados en la arcilla son nuestra identidad.

La meseta de la Cuesta del Mercado parece hoy sembrada de bolitas de arcilla, como muchos mensajes que no somos capaces de descifrar. Turiasu y sus amigos y los padres y antes los abuelos jugaron con sus canicas únicas en la meseta y en las laderas del Eresma para reconocerse en su identidad y en la de todo el pueblo vacceo. 

28.1.15

Arco del Alcocer, Arévalo

José Luis Corredera Barrios

Arévalo Ávila, imagen nocturna del interior del Arco del Alcocer, puerta de entrada al recinto amurallado, actualmente sirve de comunicación entre las plazas del Arrabal y del Real, al fondo podemos ver la fachada del Ayuntamiento nuevamente iluminada.


26.1.15

Viajar por Segovia, nº 15 Invierno 2015


VIAJAR POR SEGOVIA es una revista de calidad que te propone planes para descubrir nuestra fascinante provincia. Senderismo por los más bellos enclaves naturales, rutas por pueblos y monumentos, itinerarios en bicicleta, vuelo en globo. Muchos creemos que conocemos Segovia y su provincia, pero aún hay mucho por descubrir.


En este número podrás leer los siguientes artículos:
- El Viajero: Mónica Carretero Sáez: “Segovia es una ciudad perfecta para los artistas”.
- La atalaya de Pablo: De tapa en tapa (artículo de Pablo Martín Cantalejo. Presidente de la Asociación Castellana-Leonesa de Escritores y Periodistas de Turismo).
- Por los cinco continentes: Geriturismo (artículo de Antonio Linage Conde. Viajero y escritor de turismo).
- Crónicas de Valdepinos: Los encantarados (artículo Ignacio Sanz. Escritor y narrador oral).
- Segovia, Patrimonio de la Humanidad. Las huellas de Santa Teresa en Segovia.
- Nordeste de Segovia. Nuestra Señora del Manto de Riaza.
- Tierra de Pinares. Tres joyas de ladrillo.
- Campiña Segoviana. El cerro de Tormejón.
- Segovia Sur. Invierno en el valle del río Viejo.
- Real Sitio de San Ildefonso. Subida a la Camorca.
- Camino de San Frutos. Ad Fructum.
- Saboreando Segovia. En invierno, paseo y puchero. Receta de judiones con almejas.
- Viajar desde Segovia. La villa romana de Almenara-Puras.

Fotografía portada: Pino helado en la Camorca.
Fotografía contraportada: La Pinilla (A. Orejas).
Edita: Veoveo Ediciones S.L.
Oficina técnica: C/ Sancho García, 35 40300-Sepúlveda.
Consejo editorial: Diego Conte Bragado y  María del Mar García Martín.
Fotografía: Diego Conte Bragado.
Ilustraciones: Diego Conte Peralta.
Diseño y Maquetación: Diego Conte Bragado. Tuco Naturaleza y Patrimonio (C/ Sancho García, 35 40300-Sepúlveda).
Colaboran en este número: Pablo Martín Cantalejo, Antonio Linage Conde e Ignacio Sanz Martín.
Páginas: 80.

PVP: 5,95 euros. 
La suscripción anual (cuatro números): 20 Euros

En facebook: www.facebook.com/viajarporsegovia
Distribución: En más de 90 puntos de venta de la provincia.
Para recibir la revista desde casa: suscripciones@viajarporsegovia.es

25.1.15

Ruta de los belenes monumentales al norte de la provincia de Segovia (29/12/2014):


Fuimos 90 personas, amantes del belenismo, las que nos congregamos en esta ruta en la que han participado Nava de la Asunción, las parroquias de Coca, Cuéllar, Dehesa de Cuéllar, Fuentesoto, Cantalejo y Riaza. 
La jornada comenzó hacia las 10 de la mañana, con la visita al belén de la parroquia de Santa María la Mayor de Coca, continuando posteriormente con el belén de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y el belén particular de Juan, ambos de Nava de la Asunción. Seguidamente, nos desplazamos hasta Cantalejo, donde nos esperaba el belén nevado en la iglesia de San Andrés; pasado el mediodía, y tras visitar el belén de la iglesia de Nuestra Señora del Manto de Riaza, se celebró una comida en fraternidad. 



Más imágenes:
Ruta de los belenes monumentales al  norte de la provincia de Segovia (29/12/2014)

Por la tarde, algunos hicieron una visita al belén de Prádena. La siguiente parada fue en el belén de la iglesia de San Pedro en Fuentesoto. En Dehesa de Cuéllar, tras visitar el belén de la iglesia de San Pedro, nos esperaba un chocolate calentito acompañado de unas pastas en el Centro de Turismo Rural Tirontillana. Finalizó la jornada con la visita de los belenes de la Parroquia de San Miguel, ganadora absoluta del concurso de belenes de este año, y el del Convento de las Clarisas, con construcciones del belén egipcio cedidas por Coca.


24.1.15

Cartilla de licenciamiento de un caucense en 1891


¡Qué sorpresas encontramos en los viejos baúles de nuestras casas!, como esta hoja o cartilla de licenciamiento, de Vicente García Sanz, bisabuelo de Vicente de la Calle, que hizo el servicio militar en Manila, (Filipinas).

Imagen cortesía de Vicente de la Calle Sanz

22.1.15

Canciones de Aurora, Albas y Danzas al Despertar en el Folklore de la Provincia de Segovia: Una perspectiva Sociocultural


“Canciones de Aurora, Albas y Danzas al Despertar en el Folklore de la Provincia de Segovia: Una perspectiva Sociocultural”, es el libro de la socióloga y escritora María Ángeles Rubio, resultado de la investigación patrocinada por el Instituto de la Cultura Tradicional. En él se proponen las horas del despertar como espacio privilegiado para los ritos liminales y las artes rítmicas, y que han mostrado ser muy prolíficas en la provincia de Segovia. Siguiendo sus rutas al amanecer, pueden descubrirse tres ámbitos de interés: 1. Para unirse a esos momentos-cima (ilinx) de la fiesta (reboladas, baile de rueda, toro del aguardiente, carnaval), 2. Para participar en el espacio de la religiosidad más popular (romerías en ermitas, rogativas y rosario de la Aurora) y 3. Para la preparación del rito (santeras, vestideras, alcaldesas y mayos). Sin olvidar los antiguos cantos para ‘ir al trabajo’ –pastoreo, criberos, etc.- manteniéndose constantes desde primera hora: con grupos de dulzaina en rebolada-pasacalles, y  fiestas de toros sin muerte de la res, del tipo campera-encierro y/o “probadilla”.

Ángeles Rubio, durante la presentación de su trabajo el pasado 11 de diciembre, en el salón de plenos del Palacio Provincial de Segovia

La Villa de Coca, goza asimismo en este libro de la centralidad que le corresponde, tanto por sus tradiciones, como por el protagonismo en la región de su Banda Municipal, su charanga Cubalibre y sus grupos de dulzaina -desde los hermanos Villarreal hasta los del Chiflo en la actualidad-, y que han conseguido mantener el relevo generacional a lo largo de los siglos. 

Especial interés ha despertado la organización de la vida tradicional, de  mano entre otras fuentes, de las crónicas del caucense Luis Sanz "Piffa", con ejemplos como el trabajo de hacheros, resineros y toconeros o el peculiar Entierro de la Sardina y fiesta de los Quintos de febrero.  Ecos vivos del pasado, como la misa castellana en las fiestas de la Asunción, las distintas crónicas sobre el baile de Rueda durante el siglo XX, el repertorio de sus dianas, gigantes y cabezudos, las funciones teatrales en la Sociedad Electra, sus juegos de pelota, y de toros del Clérigo, del Alba, etc. que ponen de manifiesto una intensa vida cultural y cómo las artes rítmicas siempre han acompañado los momentos más importantes de la vida de sus habitantes.

Datos de la publicación:
- Canciones de Aurora, Albas y Danzas al Despertar en el Folklore de la Provincia de Segovia: Una Perspectiva Sociocultural. 
- Autora: Ángeles Rubio Gil
- Editado:  ICTS. Diputación de Segovia.
- I.S.B.N. 978-84-86789-13-8
- D.L. SG-291- 2014

21.1.15

La Comunidad concluye la restauración de la iglesia de Villagonzalo de Coca

El templo contiene la imagen de la Virgen de Neguillán, patrona de la comarca, cuya talla también fue rehabilitada hace unos años

Juana Hita
Talla de la Virgen de Neguillán, ubicada dentro del templo, patrona de la comunidad de Villa y Tierra de Coca

La Comunidad de Villa y Tierra de Coca ha concluido la restauración de la iglesia de Villagonzalo de Coca, que contiene la imagen de la Virgen de Neguillán, patrona de la Comunidad. El alcalde de Coca y presidente de la entidad, Juan Carlos Álvarez, explicó que las obras han supuesto un presupuesto de unos 25.000 euros, aportados por el Ayuntamiento de Coca, de la Ayuda Provincial de la Diputación, y por la Comunidad.
Se ha reformado el “envolvente” del templo, que se encontraba en pésimas condiciones, en lo que se refiere a la torre y la fachada exterior. En la torre se ha instalado de nuevo la antigua campana, que se cayó hace muchos años, según explica Juan Carlos Álvarez. Ahora resta ejecutar algún arreglo en el interior de la iglesia, “que ya está autorizado”.
La Comunidad de Villa y Tierra de Coca está integrada por los municipios de: Fuente de Santa Cruz, Santiuste de San Juan Bautista, Nava de la Asunción, Villeguillo, Navas de Oro y Coca; y los núcleos de Bernuy de Coca (Santiuste de San Juan Bautista), Moraleja de Coca (Nava de la Asunción), Ciruelos de Coca (Coca) y Villagonzalo de Coca (Coca). Los vecinos de estos pueblos sienten una gran devoción por la Virgen de Neguillán, restaurada también hace unos años, y todos los meses de agosto celebran su tradicional romería en Villagonzalo.
El cronista oficial de Coca y su Tierra, Felipe Rodríguez, cuenta que aunque no estaba situada en el término de Coca, la ermita de la Virgen de Neguillán ha estado siempre vinculada a su historia. Se encontraba ubicada a unos quinientos metros de Villagonzalo, en el camino que va de este lugar a Santiuste, exactamente a la izquierda de dicho camino. Hoy es una tierra convertida en viña. “Parece ser que, por el año 1841, se arruinó esta ermita, siendo trasladada la imagen a la parroquia de Villagonzalo. Esta talla, de la Virgen con el Niño, románica o bizantina del siglo XI o XII, era ya en el siglo XII la patrona de la Comunidad de Villa y Tierra de Coca”, concluye.

1ª Matanza Popular, en Villaverde de Íscar


Nuestros amigos del Restaurante "Los Chicos" de Villaverde de Íscar, organizaron la 1ª Matanza Popular, y nos invitaron a pasar un gran día con ellos. Comenzamos la jornada del pasado sábado 17 de enero a las 9:30 h. de la mañana, desayunando en el bar. Hacia las 10:20 h, se soltó al animal por la Plaza Mayor de la localidad.
Tras el sacrificio, se procedió a la quema del pelaje, para su posterior limpieza y extracción de vísceras blancas y rojas, después permaneció colgado a lo largo del día, permitiendo que se orease su carne.
La comida y la sobremesa en el restaurante fue de lo más cordial, con la asistencia de numerosos vecinos y amigos que disfrutaron sobre la mesa de una buena comida y por supuesto, de la mejor compañía. 
El estazado, hacia las 18:00 h. se alternó con la posterior actuación musical dentro del bar de la localidad. La familia García Tarrero, como siempre, nos atendieron fenomenalmente.

Enlace a las imágenes:

restauranteloschicos.net

20.1.15

Constanzana, un viaje de ida y vuelta

Fotografías de José Luis Sanz, Andrés Catalina y Anael Galindo

Tan sólo basta que observéis las imágenes que han captado a través de las cámaras nuestros ruteros, para darse cuenta de la imponente belleza que muestra el paisaje de esta última ruta. La mañana fría, soleada, con total ausencia de las persistentes nieblas que hubo días atrás, y muchas ganas como siempre, de caminar, de explorar y disfrutar de la naturaleza.

La salida, se realizó hacia las 10:15 de la mañana del pasado domingo 11 de enero, desde un lugar próximo al centro forestal de Constanzana. La primera parada se realizó en una laguna cercana; tras el vallado, prados, vacas, y los huertos solares. Continuaron caminando por el pinar, aunque no por mucho tiempo, el piñonero se alternaba con el laricio, se observan las hozaduras realizadas por un jabalí... a partir de entonces, el paisaje comenzaría a cambiar poco a poco.

Subieron algo más alto; ya entre retamas, zarzas y encinas, se pudo divisar un poco el mar de pinares... el viaje prometía entre agrestes y estrechos caminos de pizarra y tierra, hay momentos en los que hay que subir por las laderas... Descienden de nuevo, para pasar por un puente sobre el río Eresma, que tienen presente en gran parte del camino. La siguiente etapa, iba a ser aún más espectacular, ascendiendo sin ninguna dificultad hacia el cerro del Castillo, cuya cima se halla coronada por la ermita de la Virgen del Castillo y los restos al norte, de una imponente muralla tardorromana. El viaje aún lejos de concluir, tenía su parada en este paraje para reponer fuerzas, pero sobre todo, para disfrutar de una de las mejores vistas desde la zona noroeste de la provincia de Segovia. El regreso, fue mucho más calmado, pero no menos interesante.

Esta ruta ha sido todo un descubrimiento para nuestros senderistas, les ha dejado un grato recuerdo por la gran variedad de sus paisajes, y para los que se hayan quedado con ganas de realizarla, se volverá a repetir más adelante. Yo me apunto.