Encuentra lo que no veas

14.11.16

Las circunstancias del accidente de tráfico podrían influir en la sintomatología del latigazo cervical

Estudio publicado en la revista Universitaria de Información e Investigación en Fisioterapia

El caucense Juan Mariano Velázquez Martín es actualmente, responsable de Unidad de Fisioterapia del Hospital La Luz

Los accidentes de tráfico, en España, ocasionan un síndrome de latigazo cervical en el 15% de los casos. Es un desgarro de alguno de los ligamentos que une las vértebras cervicales, y que produce dolor en la zona de cuello. Se producen por una aceleración seguida de una desaceleración causada frecuentemente por un impacto lateral o posterior de un vehículo, ocasionando un traumatismo cervical por una extensión violenta del cuello.

El equipo de Fisioterapia del Hospital La Luz encabezado por Mariano Velázquez y la profesora de la Facultad de Fisioterapia de la Universidad de Vigo, Iria Da Cuña Carrera, han llevado a cabo un estudio descriptivo para analizar la relación entre las características del accidente de tráfico y la presencia de síntomas antes de recibir tratamiento de fisioterapia. El estudio se llevó a cabo durante los meses de junio y julio de 2014 en 40 pacientes, con una media de edad de 37 años, diagnosticados de latigazo cervical tras accidentes de tráfico.

Las variables analizadas son el sexo y la edad de la persona en el momento del estudio. También, el lugar que ocupaba el sujeto dentro del vehículo, la posición que tenía en el momento del accidente, el uso del cinturón de seguridad, el funcionamiento del airbag, la localización del impacto y, por último, la asistencia médica inmediata y eso uso del collarín en el momento del accidente.
Las características que se estudiaron como síntomas del paciente están relacionadas al momento en el que comenzaron las indicaciones tras el accidente, la presencia de mareos, de dolores de cabeza, así como la intensidad del dolor y la discapacidad por dolor en el cuello.

Hay que destacar que las mujeres sufren más dolor cervical postraumático que los hombres. Así pues, un 62,5% de los participantes eran mujeres. El sexo y la edad no demuestran asociaciones con los síntomas y su evolución. Sin embargo, este estudio refleja que frecuentemente ser mujer y tener una edad avanzada se relacionan con una curación más lenta. A menudo, en los pacientes aparecieron síntomas asociados como hormigueos en miembros superiores, seguido de dolor de cabeza y por último, aunque menos comunes, los mareos.

La mayoría de los sujetos participantes del estudio ocupaban el puesto de copiloto o conductor. En cuanto al dolor y a la funcionalidad del cuello, los conductores salen peor parados que los copilotos, pero los ocupantes de la parte trasera peor que los conductores, lo cual no resulta estadísticamente significativo. La asistencia médica en la carretera en el momento del accidente y la inmovilización con el collarín fueron factores de buen pronóstico. El 97,5% de los pacientes usaban el cinturón de seguridad lo cual muestra una alta concienciación con respecto al uso de esta medida. Sin embargo, el número de latigazos cervicales aumentó desde la obligatoriedad del uso del cinturón, aunque se reconoce la importancia de su utilización para salvar vidas.

Las conclusiones de las circunstancias que engloban un accidente de tráfico y las medidas inmediatas, tienen cierta influencia en los síntomas que un paciente padece al inicio. Ocupar el asiento de copiloto o la asistencia médica son factores que determinan un buen pronóstico. La gravedad de los síntomas iniciales determinará la evolución de los mismos, ya que el proceso de recuperación será más rápido cuando más leves sean las dolencias al inicio. Muchos son los factores que están implicados en el momento del impacto y es difícil discernir cuál de ellos repercute de una forma más significativa en la sintomatología del paciente, siendo necesarios más estudios que indaguen en esta temática.

Fuente: quironsalud.es