En el pinar buscando níscalos


Este año, las tan necesarias lluvias y el buen tiempo han favorecido el crecimiento masivo de las diferentes especies de setas en nuestros montes. 
El pasado sábado 8 de noviembre, partimos a las 10 de la mañana hacia el pinar viejo de Coca, en busca de la preciada seta anaranjada. Disfrutamos de una mañana agradable, aunque según iban avanzando las horas, el tiempo se volvía cada vez más frío. 
Hacia las las 3 de la tarde nos juntamos todos para disfrutar de una patatas con níscalos calentitas, acompañadas de un buen vino.
Las reglas básicas para la correcta recolección de setas ya las expusimos aquí no hace mucho; nosotros las hemos respetado escrupulosamente, pero lamentablemente, hay personas ignorantes que andan por el monte maltratándolo de forma indiscriminada, removiendo sin razón alguna la superficie de los bosques, destrozando otras especies de setas, que comestibles o no, cumplen una función importantísima en la naturaleza que a continuación os explicamos.

Primero, empezamos con la siguiente cuestión, ¿Son los hongos y las setas lo mismo?.
Para entender la diferencia entre un hongo y una seta, podemos compararlos con un árbol y sus frutos. El árbol sería el hongo y los frutos las setas, ¿qué significa esto?, pues que realmente, cuando vamos al campo en busca de setas, estamos recogiendo los "frutos" de un hongo que no percibimos, ya que se encuentra oculto bajo tierra o apenas se deja ver en forma de micelio. A su vez, el micelio es el cuerpo vegetativo del hongo, formado por cientos de finos hilillos denominados hifas, tal y como podéis apreciar en la siguiente ilustración.


El micelio necesita calor y humedad para crecer y extenderse, en un proceso que se conoce como crecimiento vegetativo. La aparición de setas sólo se da cuando la bajada gradual de temperatura comienza a estresar al hongo. Este, antes de morir, inicia el crecimiento reproductivo, dando lugar a setas que generarán esporas con el fin de formar nuevo micelio y, por tanto, un nuevo hongo. Esto nos lleva a una conclusión incómoda: las setas son el órgano reproductor del hongo. ¿Os lo habíais planteado alguna vez?

¿Qué es una micorriza?
Los hongos y los árboles tienen una estrecha relación simbiótica: las plantas reciben de los hongos, nutrientes, minerales y agua, y éstos a su vez obtienen de las plantas, hidratos de carbono y vitaminas que ellos por sí mismo son incapaces de sintetizar, mientras que ellas lo pueden hacer gracias a la fotosíntesis y otras reacciones internas. 
Se estima que cerca del 95% de las plantas de nuestro planeta presentan micorrizas de forma habitual.

Fuente: fungiturismo.com y wikipedia.org

Enlace a las imágenes: En el pinar buscando níscalos


Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017