Quien se fue a Sevilla, perdió su silla

Hoy os mostramos una pequeña curiosidad, que aunque no está comprobada su relación histórica nos ha parecido interesante mostrárosla.

Silla Jamuga sobre piso con olambrillas (castillo de Coca)

Esta frase o refrán, que se utiliza frecuentemente tanto por niños como por adultos para multitud de situaciones, viene a justificar la pérdida de algún derecho, propiedad o privilegio por el simple hecho de haberlo abandonado de forma momentánea.

La tradición quiere que su origen se remonte nada menos que al reinado de Enrique IV (1425-1474), cuando fue nombrado arzobispo de Santiago de Compostela un sobrino de don Alonso de Fonseca, arzobispo de Sevilla. En aquellos tiempos el reino de Galicia estaba muy alborotado, y el sobrino pidió ayuda a su tío para poder tomar posesión de la sede episcopal.

Don Alonso de Fonseca accedió en ayudar a su sobrino, quedando convenido en que éste se quedaría a cargo del arzobispado de Sevilla mientras el tío pacificaba Galicia. Efectivamente, don Alonso restableció la paz en la revuelta diócesis de Santiago, pero cuando volvió a Sevilla para recuperar su cargo se encontró con la desagradable sorpresa de que su sobrino se negaba a devolverle la silla arzobispal hispalense.

Este enfrentamiento entre tío y sobrino creó un gran revuelo, siendo necesarios un mandamiento del Papa y la intervención del monarca con el uso de su fuerza para restablecer a don Alonso en su antiguo cargo.

De ser cierto que esta historia dio origen al refrán, se deduce que la ausencia perjudica no al que se fue a Sevilla, sino al que se fue de ella, por lo que debería decirse “Quien se fue DE Sevilla, perdió su silla”.

Enlace enviado por Diego Sobrino

Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017