Desde la ribera de los olivares

Fotografía de Macario García

La fotografía antigua es siempre sinónimo de especiales sensaciones, como las que transmite la imagen que veis en la entrada, una fantástica instantánea de lo que era un fiel reflejo en la vida rural de la pequeña villa de Coca a finales del siglo XIX; la atmósfera invernal, tan cargada por el humo de las chimeneas, es tan densa, que puede incluso producir al verla una sensación de gran desasosiego y a la vez, una certera melancolía onírica.
El valor tanto artístico como documental que ofrecen este tipo imágenes es increíble, hasta tal punto, que muchos investigadores, arqueólogos e historiadores, encuentran en ellas muchas de las respuestas que hoy en día son muy difíciles de encontrar por otros medios.
Realizada con la técnica de las placas de vidrio emulsionado con una solución de bromuro de cadmio, agua y gelatina sensibilizada con nitrato de plata, requerían varios minutos de exposición, de ahí que aparezcan en innumerables retratos, personas con aspecto fantasmal, ya que para cualquiera de nosotros, sobre todo los niños, es tremendamente complicado estar completamente quietos más de diez segundos. He decidido en este caso, no limpiar la imagen con el programa de edición, para que vosotros mismos sintáis lo que antes os he descrito.

Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017