Manantiales y fuentes, La Fuente Cagá


Partiendo desde la torre de vigilancia forestal, cogemos un poco más adelante un camino que se dirige directamente a la ETAP, en el Pinar Viejo, llegamos al llamado “Quemado de la Peguera Nueva”, a unos 3,5 Km. desde el punto de partida, en un cruce de caminos, y situada muy próxima a un refugio forestal, hallamos algo que parece una pequeña charca en un hoyo, de poco más de un metro de hondo. El agua brota en el pinar viejo a una asombrosa escasa profundidad. El topónimo de “La Fuente Cagá” encierra una historia corta pero curiosa.
Según parece, un sastre que solía venir a Coca al menos, una vez al año para hacer su trabajo, se detuvo un día ante la fuente para a beber.
Después de ingerir el líquido elemento, le entraron unas incontrolables ganas de hacer de vientre, y no sabemos si fue comodidad o si lo hizo de mala gana, el susodicho sujeto, arrimó sus honrosas posaderas al extremo de la citada fuente, dejando un regalito de despedida… Emprendió el viaje de vuelta hacia otro pueblo, y tras llegar, echó en falta unas tijeras que dejó olvidadas junto a la fuente. No tuvo más remedio que regresar, pues sin su herramienta de trabajo no podía hacer nada.
Y he aquí, cruel destino, que al llegar a este lugar y recuperar sus preciadas tijeras, por el acalorado esfuerzo del camino, le entraron unas irrefrenables ganas de beber pues tenía una sed diabólica, pero enseguida cayó en la cuenta de que aquel acto tan estúpido que había cometido, le pasaría factura. La pregunta es, ¿Acabó bebiendo en la fuente que él mismo había contaminado con sus propias heces?, ufff...

Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017