Homenaje a Caín

Juan Mariano Velázquez Martín

Para ser ilustre no hay por qué ser necesariamente ilustrado, ni mesonero mayor, ni emérito alcalde.
En un pueblo, para mí, ser ilustre es ser una referencia para la mayoría.
Por eso, necesariamente es ilustre aquella persona que desde tu niñez, muchas niñeces de coca, has visto por todas partes.
Has crecido con él. Has oído sus pregones de trompeta y sus bandos de tamboril...
Has visto, de niño, bajo la "giganta" con inocentes e impresionados ojos...
y encender festivas tracas...miles de cohetes...
Te ha enseñado a vestirte en tu primer día de cabezudo,...ha enterrado a tu abuelo
Le has quitado la gorra y ha soportado, estoico, tus gansadas de adolescente...
Has tomado con él entrañables vinos en muchas barras de bar...
Es ilustre en un pueblo, para mí, quien al irse deja un espacio que no se reemplazará.
Y sé que estas mismas sensaciones son comunes en muchos de nuestros vecinos.
Por eso Caín, fue y es un ciudadano ilustre de Coca.
Probablemente, sin el merecido reconocimiento.
Descanse en paz.

Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017