Gabriel Murciego en la Feria de Campo, Madrid 1965


…ungidas por la sagrada presencia de la tierra, de la que el hombre fue hecho, a la que volverá un día para renacer en vuelo de eternidades. Basta un pegote de barro, al que se moldea, y de él surgen figuras, formas, vasijas, tarros, floreros de gracia simple, tantos como caracteres puede haber en el mundo. En el pabellón de Segovia de la Feria de Campo el alfarero trabaja silenciosamente, ante las miradas sorprendidas, adivinadoras de la gente que por allí pasa. Es una alfarería popular, de simplicidad de líneas, de belleza antigua. Es la que hacen las manos creadoras de un segoviano.

Pastor, 1965

Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017