Foeniculum vulgare (Hinojo)


EL hinojo es una planta tuberosa que puede llegar a medir hasta 2 metros de altura, muy aromática, cuyas hojas son plumosas y las flores amarillentas. Es bienal, crece habitualmente en las cunetas, al borde de los caminos, en campos sin cultivar y en zonas cerca de la costa. Forma un rosetón en el suelo, del que parte un tallo largo y robusto de color verde claro. Sus ramas crecen en forma de vainas,  posteriormente se vuelven como hojas afiladas y muy ramificadas.
La floración se produce a partir de junio, y las flores se forman en vistosas umbelas formadas por pequeñas flores amarillas. Ya en julio, aparecen los primeros frutos (semillas) que adquieren una coloración amarilla a medida que maduran, momento en el que se procede a su recolección.
La semilla desprende un agradable olor a anís, seca, se utiliza comúnmente para productos de repostería y pescados. Los bulbos se utilizan como ingrediente de numerosas recetas.

El principal principio activo que le confieren las propiedades carminativas es el aceite esencial, obtenido de las semillas, es rico en anetol y también en estragol, equilibra las funciones del sistema digestivo: favorece la digestión, contribuye a expulsar los gases. El hinojo es así mismo, un buen recurso natural para facilitar la evacuación y combatir el estreñimiento.
Esta planta también es aliada de la embarazada por su eficacia para disipar las náuseas y el mareo durante la gestación. Como uso externo, alivia las irritaciones de los ojos cansados y la conjuntivitis.

En la Edad Media, se le consideró como una planta mágica, capaz de deshacer los designios de la brujería. Y es que, en la víspera del solsticio de verano, se colgaba un manojo de hinojo en la puerta de la casa para ahuyentar los malos espiritus.


Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017