La demarcación de la Abadía

Maribel Egido Carrasco

Dentro de las rutas que nos ofrece la zona que conocemos como Campiña Segoviana, y que tienen como epicentro Santa Maria de Nieva, hemos recorrido esta vez unos cuantos pueblos que podríamos englobar como “La Demarcación de la Abadía”, ya que algunos de ellos tienen estrecha relación con la Abadía de Párreces, bien porque nacieron a su abrigo allá por el siglo XII, o bien porque ejerció sobre ellos jurisdicción eclesiástica a través de cientos de años.
A partir de Coca, y llegados a Santa María, tomaremos la carretera que, a la salida del pueblo en dirección a Segovia, nos lleva a Villoslada. En el primer pueblo, Balisa, nos encontramos una ermita románica de líneas muy sobrias, llamada de la Virgen del Otero, en la que destaca el bonito arco de la entrada.

Ermita románica de la Virgen del Otero y Ermita de San Miguel de Párreces

Llegados a Villoslada y una vez pasado el pueblo, nos espera la pequeña joya románica de su ermita del siglo XII dedicada a San Miguel de Párreces, y catalogada como Monumento Nacional en 1983, donde destacan su graciosa espadaña y sus cuatro amplios arcos ciegos.
Muy cerca de la ermita, la carretera nos ofrece dos direcciones, una nos lleva a Sangarcia y la otra a Paradinas. Escogemos la primera, con la intención de retomar después el otro itinerario.
Es Sangarcia un pueblo realmente peculiar donde podemos admirar un gran número de casas “de interés” dentro de la arquitectura popular, conservando muchas de ellas, según nos informaron, buena parte de la distribución interior original, y la decoración de tradición mudéjar de las fachadas del siglo XVIII. Se trata de las casas denominadas “casas arrieras”.

Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017