La alondra

Maribel Egido Carrasco



Es en primavera cuando los pájaros son más fáciles de ver y escuchar. Un paseo por el pinar, o por las riberas resulta muy grato para los amantes de las aves.
En éste caso, visitando a los numerosísimos habitantes de la laguna de Villagonzalo, que se ofrecen a nuestra contemplación a través de los prismáticos e incluso directamente, tuvimos también la suerte de poder observar lo que nos pareció una alondra, que recortaba su figura contra la laguna.
Durante un buen rato permanecimos muy quietos mirándola mientras ella nos vigilaba, presta para levantar el vuelo en cuanto hubiéramos hecho intención de acercarnos más. Al final ella se cansó antes que nosotros y voló, perdiéndose por el campo.
La ALONDRA, que pertenece al Género Alauda es un ave de, entre 18 y 19 cm de longitud, de tonos pardos y estrías oscuras, con un pico fuerte y un cuerpo robusto. Tiene una gran capacidad de maniobra en el aire, con cernidos prolongados y ascensos y descensos vertiginosos.
Es abundante en zonas desarboladas y abiertas. Camina por la tierra y su color mimético las hace difícil de observar, se alimenta de insectos y en primavera es cerealista. Su periodo reproductor va de marzo a abril y puede realizar hasta cuatro puestas al año.
En la Península aparece en la mitad norte, haciéndose más rara en las zonas más calurosas.


Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017