Constanzana

Maribel Egido Carrasco

Cerca de nuestra Villa de Coca, (unos 18 km), existe un peculiar paraje de gran belleza y que merece una visita aprovechando estos días de primavera que parecen invitar a salir y disfrutar del campo. Es la zona que conocemos como Costanzana, enclavada en el entorno del pueblo de Bernardos.
Una vez llegados a Navas de Oro, tomaremos la carretera que lleva a Navalmanzano, y a unos 3 km, una bifurcación nos marcará la dirección a Bernardos, siguiendo esa carretera, (bastante estrecha), pronto llegaremos a un extenso pinar, donde el alegre sonido del agua nos anuncia que el río está cercano.


Acercándonos, nos encontraremos un impresionante cortado, salpicado de vegetación, y algunas manchas blancas en su superficie que nos indican que los halcones hacen allí sus nidos. A los pies mismos del farallón corre alborotadamente “nuestro” Eresma, que a estas alturas, y tras las abundantes lluvias y el deshielo, lleva bastante caudal. Un pequeño senderillo sin gran dificultad, nos permite bajar y acercarnos al río.
Aguas arriba, un puente de piedra remansa el agua que después, se precipita en una pequeña presa. Al otro lado del puente quedan vestigios de lo que debieron ser varios molinos, y cuyas estructuras, ahora ruinosas, emergen entre la vegetación y con la vecindad de algunos frutales, revestidos de flores de primavera.
Cruzando la carretera, y rodeado de hermosos cedros, se encuentra el Centro Forestal de Costanzana, en una de cuyas entradas una graciosa hornacina, alberga una pequeña imagen de la Virgen.
Se trata sin duda de un grato lugar y de una ribera que, por sus características, resulta diferente e interesante de visitar.


Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017