El arboreto, ingeniero Eugenio Bezares

Araceli González


El Arboreto, conocido como un bonito paraje lleno de árboles, es a mi modo de ver algo más. Éste lugar parece ser que fue excavado a pico y pala para extraer arcilla y con ella hacer los miles de ladrillos del magnifico castillo mudejar, pero una vez vaciado este hoyo no tenía un destino definido, por lo que el Ingeniero Eugenio Bezares, encargado del proyecto de ornamentación del meandro del Voltoya próximo al Castillo, decidió reforestarlo a modo de "Bosquetes" o "Hileras" de diferentes especies arbóreas, sirviendo éstas para ornamentar la zona, sujetar el suelo y para el estudio de esos árboles adaptados a este lugar, como complemento de conocimientos forestales para los alumnos de la Escuela de Capataces Forestales.
El Arboreto cuenta con especies como: Pinos Piñoneros, Pinsapos, Eleagnus Angustifolia, Farolillos Japoneses, Cipreses, Olmos, Robles, Encinas, Cedros... Las plantas que ya tienen 50 años, en un principio fueron regadas desde las bocas de riego situadas en las inmediaciones, ahora ya las adultas no necesitan tantos cuidados y vegetan por si mismas. Contemplarlo de cerca es bonito y didáctico, pero desde lo alto de castillo es un espectáculo de formas y colores, sobre todo ahora, en otoño.


El Ingeniero Eugenio Bezares al que se ha hecho mención, reforestó las laderas del Voltoya que van desde el Puente Chico al Puente de Madera, antes albergaban huertas con diferentes cultivos y él hizo y llevó a cabo un proyecto, para embellecer los entornos del castillo. En la vega del río se respetaron las riberas con chopos. En las laderas se plantaron Cipreses y Halepensis, plantas estas que sujetan el suelo y adornan el entorno. Conservó el borde del pinar del Cantosal dejando los Piñoneros centenarios que bordean la ladera a modo de remate de festón de su obra.
(La calle en homenaje a él es la primera que sale a la Izda. de la Avda. de la Constitución, según se va desde el Castillo hacia el cementerio).
La ardua tarea de la plantación fue llevada a cabo por vecinos de Coca, haciendo terrazas o bancales, (aún se observa estas en varios lugares) a la que después descendían a regar sujetos con cuerdas, el agua era transportado en bidones.

Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017