La torre de Pedro Mata

Basándonos en fotografías realizadas con anterioridad a la restauración del castillo, podemos observar ciertos detalles que resultan muy interesantes.
Dicha restauración se hizo entre los años 1956-58, lo cedió la casa de Alba al Ministerio de Agricultura, dándole un uso posterior como escuela de capacitación forestal. Se utilizaron técnicas de construcción y materiales de la época reconstruyendo el patio interior junto con otras instalaciones nuevas adaptadas al uso que se le está dando desde entonces, y lo más importante, no se llegó a solucionar el gravísimo problema de las humedades por capilaridad, que en la actualidad persisten y que provocan la degradación paulatina de los muros de la parte antigua.



Lamentablemente nunca sabremos que maravillas hubo en su interior, pues como ha pasado en otros monumentos las guerras y el abandono lo arruinaron, desapareciendo todo rastro de lo que fue en su época de máximo esplendor. En la restauración se taparon vanos correspondientes a ventanas, hornacinas y diversos huecos, pues no se sabía que utilidad tenían o quizá no se mostró ningún interés en darlos uso, dotando al castillo de un aspecto muy diferente al que tenía originalmente. Quizá la torre de Pedro Mata tuviera su propia cubierta, por lo que el aspecto original (desconocido) probablemente era muy diferente al que tiene actualmente.
El trozo de muro que sobresale de esta torre, fue derribado durante la restauración. El castillo de Coca hoy en día sigue siendo un gran misterio, cada vez que deis una vuelta por él, descubriréis nuevos detalles, que os hará ver el monumento de una forma completamente diferente.


Se aprecian en la parte superior los mechinales, los vanos correspondientes a posibles balcones o ventanales y ya debajo, en el patio de armas, restos pertenecientes a una doble galería de columnas de mármol de orden corintio, las cuales fueron vendidas por un administrador de la casa de Alba en 1828.

Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017