La conservación de castillo ( II ), patología húmeda

El castillo fotografiado antes de su restauración en 1956

El castillo de Coca toma valor patrimonial porque es único e irrepetible, es un ejemplar que es importante conservarlo para que las nuevas generaciones puedan verlo y apreciarlo. Las principales patologías que aquejan al castillo desde siempre son las que están asociadas a la humedad y a la suciedad; su restauración es una cuestión de tiempo: Cuanto más se demore en reconstruir, más enfermará el monumento. Hay que tener en cuenta que ninguna edificación sea del tipo que sea nunca es eterna, necesita tener un mantenimiento y en este caso, debido a que el tipo de material utilizado para su construcción no se le considera precisamente noble (el ladrillo durará más o menos en función de cómo se haya cocido en su fabricación, el mortero utilizado, es una mezcla de cal y arena), el ladrillo es un material muy delicado; la actuación a la hora de preservar el monumento debe ser inmediata. En una entrada anterior os puse una galería fotográfica para que fuerais observando la degradación que ha venido sufriendo desde su restauración finalizada en 1958, y es que, aunque se construyeron nuevas instalaciones en el patio interior, se reconstruyeron partes inexistentes, el resto de las reparaciones efectuadas principalmente en los merlones y muros exteriores se las deberían de calificar como simples parches (colocación y/o sustitución de nuevas piezas y relleno de mortero, donde éste había desaparecido) necesarios, por supuesto. Digo parches porque realmente no se solucionó antes el verdadero problema de raíz: las filtraciones de agua por capilaridad hacia el interior de los muros.
Las técnicas de consolidación para construcciones de este tipo y los materiales actuales podrían solucionar en gran medida dicho problema, alargando considerablemente la vida del monumento a la vez que se prolongaría el número de años hasta su próxima restauración, siendo además menos costosa.

LA PATOLOGÍA HÚMEDA:

Las fotos nos muestran un ejemplo claro de lo que entendemos como patología húmedaEn una patología húmeda se manifiesta la presencia indeseada de agua en estado líquido en zonas, épocas y períodos variables (en estado gaseoso no puede hablarse propiamente de humedad, en cambio cuando se condensa el agua es un líquido y queda incluida en esta definición). La aparición de la humedad conlleva cuadros patológicos como:
a) Ambientes nocivos para la salud.
b) Disgregaciones, disociaciones y descomposiciones físicas, químicas y biológicas sobre los materiales en que aparece.
c) Efectos antiestéticos o desagradables a los sentidos: olores, abombamientos, manchas, cambios en textura y color, etc.
Pero con frecuencia las humedades son el origen de otras lesiones constructivas, incluso más graves, que pueden llegar a cobrar tanta importancia por el riesgo que comportan, que ocultan la que fue verdadera causa (casos de humedades mal reparadas, a destiempo, o sólo alternadas, heladas, desprendimientos…)

Fuente: Wikilibros, Patología de la edificación/Fachadas/1.Humedades


Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017