Programa de mano para el Cine San Fernando en las Fiestas de Mayo de 1955

Todas estas películas que se emitían en la posguerra, tras superar la feroz censura, servían para que el pueblo se evadiera de las terribles penurias que se vivían en aquellos años.

Las sesiones comenzaban a las 8,30 de la tarde, aunque curiosamente si hacía mal tiempo se añadía una sesión a las 5,30. Hay que pensar que entonces, no había otra cosa con la que divertirse.

También podemos comprobar cómo había bailes que comenzaban ¡¡a las 11 de la noche!!.

Impreso editado en la Imprenta Comercial de Segovia.





YO CONFIESO (1953)

Director: Alfred Hitcock

Intérpretes: Montgomery Clift, Anne Baxter, Karl Marlden, Brian Aherne.

Sinopsis.

Un inmigrante alemán que trabaja en la ciudad canadiense de Quebec comete un asesinato.

Poco después hace cómplice a un sacerdote al manifestarle la acción delictiva mediante confesión. El secreto de ésta y su imposibilidad como creyente de desvelar el crimen, hacen recaer las principales sospechas en el propio cura.

Muy buena película del maestro inglés, cuyo principal mérito recae en la perfecta descripción de la angustia creciente del personaje religioso interpretado por el gran actor Montgomery Clift, además claro está de demostrar su dominio sobre la puesta en escena y de su innata técnica para mantener un tono henchido de intriga.

Basada en una novela de Paul Anthelme, "Yo confieso" no es un film mayor, considerando que un film menor de Sir Alfred es un film mayor para la mayoría de los cineastas.

Sobresalen las actuaciones del atormentado Montgomery Clift, la de Anne Baxter (curiosamente, una actriz a la que Hichcock no quería para el papel, él prefería a Anita Bjork) y la de grandes secundarios como Brian Aherne o Karl Marlden.

Los temas de falso culpable y el sentido del deber vuelven a ser el epicentro de un subestimado film de este gran maestro cinematográfico.


Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017