Pintadas en la torre de San Nicolás



Obra de algún gracioso, carente de toda gracia. ¿Qué satisfacción tienen las personas (sea cual sea su edad o condición social) que dejan su firma sobre un monumento que lleva en pie siglos?
Recordamos que el vandalismo se define como una actitud o inclinación a cometer acciones destructivas contra la propiedad pública sin consideración alguna hacia los demás.

La Constitución española en su artículo 46 señala que “Los poderes públicos garantizarán la conservación y promoverán el enriquecimiento del patrimonio histórico, cultural y artístico de los pueblos de España y de los bienes que lo integran, cualquiera que sea su régimen jurídico y su titularidad. La ley penal sancionará los atentados contra este patrimonio.".

¿Por qué vemos a menudo pintadas en monumentos, estatuas, paredes y puertas entre otros ‘lienzos’ que utilizan estos malos grafiteros?

Concienciación y educación, nada más que añadir.

Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017