Encuentra lo que no veas

28.7.16

Un paseo por la obra de Cervantes junto al obispo navero Fray Sebastián y los alfareros caucenses hermanos Murciego

La exposición se puede ver en el Centro Cultural “Los Pinares” de Nava de la Asunción, en horario de mañana de 9 a 14 horas, hasta el 7 de agosto.  


Texto y algunas imágenes: Amador Marugán Arribas
Imágenes: David Rubio

Nava de la Asunción se suma a los actos conmemorativos del IV Centenario de la muerte de Cervantes y lo hace con una interesante exposición cedida por el Ayuntamiento de Alcalá de Henares. La exposición reúne una selección de grabados de diferentes ediciones del Quijote con escenas en las que la mujer tiene un papel protagonista, desde Dulcinea, la princesa Micomicona, Altisidora, Dorotea, doña Rodríguez o la duquesa, hasta Maritornes y Teresa Panza. A través de una serie de grabados, en diferentes técnicas de estampación, de los siglos XVIII al XX de artistas reconocidos como John Vanderbank, Gustave Doré, Josep Lluis Pellicer, Ricardo Balaca, José del Castillo, Antonio Carnicero, Luis Madrazo o José Jiménez Aranda, entre otros, donde se muestra el papel destacado que Cervantes dio a la mujer en sus obras de Novelas Ejemplares y en los Entremeses, también en el Quijote. 

Grabados a los que se suman de diferentes libros sobre El Quijote, entre ellos la primera edición que publicó la revolución cubana.
A esta muestra cervantina sobre las mujeres de El Quijote se añade un toque local dedicado a la figura del obispo navero Fray Sebastián de Arévalo y Torres (1619 -1704), dado el vínculo que mantuvo con la Universidad alcalaína y el Colegio Cisneriano San Pedro y San Pablo, del que fue alumno aventajado y cursó los estudios que le llevaron a dirigir los obispados de Mondoñedo y Burgo de Osma.

 

El otro toque singular proviene de los alfareros caucenses Gabriel y Luis, conocidos popularmente como los hermanos Murciego. La variedad de las figuras artesanas, moldeadas por las manos de estos artistas del barro, presentan piezas únicas del Quijote, Sancho Panza y diversos personajes, animales y detalles de la obra cervantina. El arte de esta pareja de alfareros es un tanto sobrevenido ya que después de fabricar los cántaros, cazuelas de asar, pucheros, botijos y botijas y cuantos cacharros y útiles de barro manejaron nuestros abuelos, nuestros padres y nosotros mismos, se lanzaron a la aventura de dar formas a animales y caretas muy raras, que se vendieron muy bien y recalaron por toda España.
El reto de levantar figuras “nos lo planteó un navero que nos presentó un montón de fotos de Cervantes para reproducir la estatua que el escritor tiene en Alcalá de Henares. Fueron muchos días de trabajo, muchos modelos aplastados hasta dar con ello. A partir de ahí llegaron don Quijote, Sancho Panza y todo el jaleo cervantino. El barro de gres y la cocción a 1.300 grados es cosa de un amigo de Nava, nosotros pusimos nuestro corazón. Son piezas que hacen una colección sin igual en España”, mantiene Luis Murciego explicando esta evolución del puchero a la figura recreativa y artística.


Exposición del IV Centenario de Cervantes organizada por el Ayuntamiento de Nava con motivo de la Agenda Cultural “NavaViva´16”, que celebra hasta el próximo siete de agosto a fin de dinamizar estos días y noches estivales. Fue inaugurada el pasado día 25 a son de dulzaina y tamboril del grupo “Las tres jotas”, tras darse lectura desde el balcón del consistorio navero a un texto cervantino que manifiesta la modernidad y aplicación actual que posee la obra cervantina después de siglos de escribirse. Además de invitar a “cervantear” para continuar conociéndola mejor.
Lectura e interpretación del texto que estuvo a cargo de la actriz Marta de Pablos, la profesora Julia Arias y el fotógrafo David Redondo. Entre los asistentes la presencia de Luis Murciego que recibió los honores y reconocimiento a toda una vida dedicada a moldear el barro.

Enlace a las imágenes: 
IV Centenario de Cervantes, en Nava de la Asunción y el arte de los hermanos Murciego