Encuentra lo que no veas

1.6.16

Una tentación arqueológica

Los aficionados a la investigación histórica podrán disfrutar el sábado 4 de un recorrido a varios enclaves de la provincia segoviana

Trabajos en el hallazgo de la muralla vaccea de Coca. / Antonio Tanarro

Los aficionados a la investigación histórica podrán disfrutar el próximo sábado, 4 de junio, de las visitas a varios enclaves arqueológicos de la provincia como complemento a las actividades que el Museo de Segovia, gestionado por la Junta de Castilla y León, la Diputación de Segovia y la Asociación de Amigos del Museo de Segovia vienen realizando en el marco de la exposición temporal 'Imago Urbis Romae. Ciudades Romanas de Segovia'.

A las 10 horas, un autobús llevará a los participantes desde Segovia al municipio de Coca para dar comienzo a la visita en la muralla vaccea de la mano de los arqueólogos responsables de la excavación. A continuación se desplazarán, junto al profesor Víctor M. Cabañero, de la UNED, a la Villa de los Cinco Caños, donde se encuentran los restos de lo que fue la más lujosa de las edificaciones privadas alto imperiales descubiertas hasta el momento en la villa de Coca. Esta residencia se ubica al norte de la horquilla que forman los ríos Eresma y Voltoya, zona en la que se situaría la ciudad, de época prerromana y romana, de Cauca.

El edificio se conserva de forma parcial. Destaca el muro norte, construido en piedra hasta una altura cercana a los dos metros debido a su función de contención. Además, se han documentado varios zócalos, fabricados en el mismo material y sobre los cuales apoyaría la estructura de lienzos realizados en adobe o tapial. Completa el conjunto la secuencia de muretes bajos intercalados con basas calizas que delimitaban el peristilo, así como algunos de los elementos sustentantes que permanecen sin alterar la posición en la que fueron hallados.

La muralla vaccea

Los restos de la muralla vaccea aparecieron en 2014 al desmontarse parte de un talud de tierra en el curso de unas obras autorizadas por la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural en Coca. La primera identificación y el aviso de su importancia se deben al arqueólogo Francisco Blanco, natural de Coca e investigador de reconocido prestigio, especialista en el mundo vacceo.

Como las restantes ciudades de la Celtiberia, Coca contaba para su defensa con una potente muralla, de la que da cuenta el historiador romano Appiano utilizando noticias de Polibio. Esta muralla ha permanecido oculta e ignorada durante siglos, hasta su descubrimiento hace dos años. Hay muy pocos datos sobre obras defensivas de las ciudades vacceas, en la zona sedimentaria de la cuenca del Duero, por eso, el hallazgo de la muralla caucense adquiere una mayor relevancia.

A la vista de los restos aparecidos, cabe suponer en Coca un sistema parecido al del yacimiento de Pintia, en la localidad vallisoletana de Padilla de Duero, en el que se descubrió por primera vez el complejo sistema defensivo de una ciudad vaccea, con una muralla de considerable envergadura, protegida hasta por tres fosos consecutivos reforzados con resaltes y estacadas. 

Bernardos y Domingo García

Después de una pausa para comer, la visita arqueológica continuará en el Cerro del Castillo de Bernardos, situado a tres kilómetros del término municipal, cercano a la margen izquierda del río Eresma. Se trata de un asentamiento de tipo castreño, con un marcado carácter estratégico, al que se accede a través de su ladera noroccidental. El núcleo está formado por un doble recinto amurallado. El exterior, de mayores dimensiones, está compuesto por bastiones semicirculares y rodea al interior, de menor anchura, y carente de cubos. El sistema constructivo de la muralla es similar al de otras fortificaciones peninsulares de época tardorromana.

La jornada de visitas finalizará el Cerro de San Isidro de Domingo García. Se trata un núcleo con manifestaciones artísticas rupestres de una extensa zona que abarca distintos términos municipales y en la que ha sido posible documentar un elevado números de grabados de distintas cronologías y estilos, desde el Paleolítico Superior hasta época histórica reciente y que, en su conjunto, constituyen una de las más importantes localizaciones de arte rupestre de la Península Ibérica.

La Junta de Castilla y León llevó a cabo, en 2013, los trabajos para la renovación de toda la cartelería y señalización del conjunto y para la adecuación y aislamiento de la caseta del vigilante. Estas dos últimas visitas estarán guiadas por Jesús Pastor, jefe de la sección de Patrimonio de la Junta de Castilla y León en Segovia.

La visita y el desplazamiento son gratuitos. 
Para poder participar los interesados deben inscribirse en el Museo de Segovia, bien por correo electrónico -museo.segovia@jcyl.es- o llamando por teléfono -921 460 613-.