Mercado Romano Ciudad de Cauca MMXIV, (parte I):

La luna cómplice

Maribel Egido Carrasco
Durante toda la velada, estuvo presente la luna llena 

La luna tenía una cita ineludible el sábado día 10 en la Plaza Mayor de Coca. Era un elemento protagonista en lo que allí se produjo, y allí estuvo, iluminando todo con su luz plateada y mágica. Ella, la Luna Llena sagrada, diosa de los vacceos, ocupó el lugar privilegiado que le correspondía, colgando allá arriba, sobre nosotros.

Se trataba de la puesta en escena de un suceso histórico que tuvo lugar en el año 151 antes de Cristo, cuando las tropas del romano Lúculo, arrasaron y masacraron la Cauca vaccea. Muchos años después, “un hijo de ésta tierra”, Adolfo Rodríguez Arranz, ha desempolvado la historia de forma magistral e inspiradísima, para, a través de más de 700 versos, reproducir lo que aquí sucedió y que forma parte de las raíces y la singularidad de este pueblo.

Yo he tenido la suerte de formar parte del grupo de ocho lectores que intentamos trasmitir la belleza y emotividad de los versos de Adolfo y darlos a conocer al resto de nuestros convecinos y visitantes. Y, sinceramente, creo que lo conseguimos. Se produjo esa mágica comunicación, ese silencio cómplice que sucede cuando lo que se representa prende la atención de quien lo escucha.

La palabra, las imágenes representadas en una gran pantalla, las magníficas intervenciones de nuestra querida Banda, los figurantes vacceos, ataviados con indumentarias perfectamente adaptadas a su época histórica, los romanos a lomos de sus caballos,  todo ello produjo en los espectadores una emoción que creo tardaran en olvidar.

Y sobre todos la Luna llena, mágica y cómplice.

Enlace relacionado: 


Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017