Vía Verde y Biodiversidad: Bienvenidos al pequeño bosque de “las Pozuelas”

Natalia Arana

Puente sobre la antigua Vía de Ferrocarril a Medina del Campo a su paso por Miguel Ibáñez, pequeño bosque al fondo. Nomon (Octubre 2013)

En realidad no tiene nombre, nunca lo tuvo, porque su nacimiento fue irreverente y espontáneo. Cuando el ferrocarril dejó de silbar sobre la vía que corría paralela a nuestros huertos en “las Pozuelas”, asomaron los primeros brotes junto al balasto. Ahí estaba la vida, aguardando su momento para estallar. Y un buen día desaparecieron las piedras y hoy, como veis, tenemos un gracioso bosquete donde habitan rapaces nocturnas, se refugian las perdices y los conejos, se alimentan y cantan los pajarillos... Cuando uno pasea por el camino aledaño, llamado de las Veguillas, siente el murmullo de la vida que se esconde entre sus frondas. Y aunque uno se mueva con sigilo, a menudo y aún sin quererlo, provoca un sobresalto entre sus moradores y el silencio se llena de un crepitar de ramas.

Aquí, en este pequeño bosque que nació amamantado por un manantial cercano, vive una comunidad de plantas y animalillos que nos ayudan a mantener el equilibrio ecológico de nuestros campos y que dan vida a nuestros solitarios paseos. Confiamos en que los responsables del diseño de la Vía Verde del Eresma sepan integrarlo con respeto e inteligencia en sus futuros proyectos.

Fuente: Turismo Rural y Cultural en Miguel Ibáñez


Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017