Ornamentación floral, castillo de Coca

David Rubio


La parte residencial, la más importante del castillo, que estaba realizada con materiales nobles, sufrió un fatal destino, al desaparecer para siempre, ya que incitaron a su venta cuando el monumento dejó de ser habitado. En la restauración se recuperaron algunas columnas originales que formaban parte del patio renacentista, y numerosos azulejos, facilitando posteriormente su posterior catalogación.

Los vestigios más humildes (por definirlo de alguna manera), y que eran imposibles de extraer, son las huellas mudéjares que dejaron los maestros alarifes en forma de ornamentaciones grabadas y pintadas, con motivos geométricos, arquitectónicos y epigráficos, de los paramentos tanto interiores como exteriores de todas y cada una de las torres, tanto del recinto principal como de la barrera antemural.

Citamos por ejemplo, las figuras geométricas en constante repetición de la sala de armas de la torre del Homenaje, o los motivos florales de la sala de los jarros de la torre de Pedro Mata, que mostramos en detalle a través de la imagen que acompaña este post.

El rastro de estas huellas es escaso, y por lo tanto, se hace imprescindible su conservación. El castillo de Coca es bello por sus singulares formas y volúmenes exteriores, pero lo es más aún, gracias a estas fantásticas representaciones pictóricas, que son el auténtico alma de este fabuloso monumento, fiel testimonio de la riqueza multicultural que coexistió durante aquella época. En su edad más temprana, todo el exterior estaba profusamente decorado, imaginad que era mucho más hermoso que lo que conocemos actualmente.

Lecturas relacionadas muy recomendadas:
- El Castillo de Coca. La Historia, el Arte, la Leyenda (Felipe Rodríguez y David Rubio)
Historia de Coca. Estudios sobre Historia y Arte en Coca (VV. AA.)
- El castillo de Coca y su ornamentación (Carmen Rallo Gruss)



Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017