La cencellada

Maribel Egido Carrasco


La mañana era gélida en Coca. Sin embargo la incomodidad del frío merecía la pena cuando se miraba alrededor. La cencellada había cubierto todo con sus diamantes de hielo y el paisaje era bellísimo. Los árboles, los arbustos, y hasta el más humilde de los matojos del suelo aparecían brillantes, y el sol, que salía a ratos, los convertían en extrañas y deslumbrantes joyas.
La cencellada se conoce como un hidrometeoro consistente en la formación de hielo a expensas de las gotas “subfundidas” sobre plantas u objetos envueltos en niebla helada, y es, en mi opinión, el fenómeno más hermoso que nos ofrecen las bajas temperaturas del invierno, resulta aún más vistoso que la nieve, ya que matiza y bordea la superficie de las plantas, sin cubrirlas de todo, como una hermosa filigrana de hielo. 
Como es un fenómeno que requiere, además de hielo y humedad, la existencia de viento moderado o intenso, la sensación de frío es muy fuerte, pero es tan bonito que merece la pena.

Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017