Eduardo Capa (II), la historia que comenzó bajo el puente del río Voltoya


Hemos iniciado la serie dedicada al genial Eduardo Capa con una breve biografía que nos muestra la trayectoria profesional en su trabajo. Continuamos con la presente entrega, en la que podéis escuchar una grabación efectuada el pasado mes de octubre de 2011, en la cual su hijo Juan Eduardo nos cuenta de forma coloquial e intimista como fueron los difíciles inicios de su padre en sus primeros trabajos como fundidor.
Eduardo Capa comenzó a finales de los años 50 en Coca modestamente, debajo de uno de los dos ojos del puente del río Voltoya, junto a la cerámica de sus hermanos.
El primer trabajo importante que tuvo fue un encargo del escultor Enrique Pérez Comendador; tenía que elaborar una escultura ecuestre en bronce del conquistador extremeño Pedro de Valdivia, comenzando con la cabeza de caballo que se fundió inicialmente en Coca. El resto de esta labor tuvo que continuarla en Arganda del Rey, donde adquirió una finca, en la cual levantó una pequeña nave adaptada explícitamente al tamaño de la citada escultura. Durante la entrevista realizada espontáneamente entre Pepe Murciego y yo, se desvelan otros detalles hasta ahora desconocidos, de los orígenes de este genial maestro de la fundición.

Enlace a la entrevista: 
Eduardo Capa (II), la historia que comenzó bajo el puente del río Voltoya

El jardín de su casa, es una magnífica exposición al aire libre

Próxima entrega:
Eduardo Capa (III), Imágenes inéditas de la estatua del Conquistador extremeño Pedro de Valdivia.

Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017