El mundo del toro (II), el afeitado taurino


El afeitado taurino es una práctica muy habitual en el mundo de los toros, y empezamos matizando que se considera fraudulenta sólo cuando se le realiza al animal que esté destinado a los concursos de cortes y corridas de toros, sobre todo de categorías más importantes. En el caso que nos atañe, el afeitado que se realiza para los encierros se hace muy necesario, ya que son recorridos por los mozos de los pueblos.
Se le recorta la parte final de los pitones, concretamente entre 2 y 4 cm., reduciendo al animal la distancia de embiste, y evitando además las heridas letales en caso de que produzca una cogida. El procedimiento del afeitado es el que podéis ver en las fotografías que os he puesto al final de este post. Hay que matizar también en este sentido, que el animal no sufre daño alguno durante el proceso, que apenas dura cinco minutos.
Los toros son conducidos desde la dehesa a los corrales; una vez dentro, se escoge uno del resto del ganado, conduciéndole por diversos apartados hasta que se le retiene en un aparato de pequeñas dimensiones. El citado aparato es una estructura metálica provista básicamente de un volante adosado a un carrete que gobierna dos poleas mediante una soga, y un yugo individual. El ganadero prepara el lazo con la mencionada soga que se coloca entre los pitones del animal, posteriormente, se hace girar el volante obligándolo poco a poco a mover hacia abajo la cabeza, finalmente se le coloca el yugo sobre el cuello para inmovilizarlo. Luego, se le realiza la merma de los cuernos recortándolos con una sierra, posteriormente, se los lima eliminando cualquier parte cortante o astillada. Finalmente, es liberado. El toro que veis en las fotografías y el resto a los que se le realizó esta operación iban destinados para los encierros de una de las localidades de nuestra zona.

Fotografías:

Los encierros son el principal reclamo de nuestras fiestas, congregan a multitud de personas que vienen de diversos lugares, que verán desde las vallas como corren los mozos y mozas por delante o por detrás de los novillos, con la seguridad de que al menos con esta práctica se reducen los riesgos de lesiones por asta de toro.

Agradecimientos a Inocencio Gómez Luquero, de Santiuste de San Juan Bautista.

Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017