La Ermita de Sacedón

Maribel Egido Carrasco

En estos días de sol y cielo azul en que la primavera ya parece cercana (y no solo por el calendario), resulta muy grato internarse por el monte, donde los pájaros que pueblan los pinos, acompañan nuestro paseo con los gorjeos y trinos propios de la estación primaveral.
Tomando el que conocemos como “Camino de Valladolid”, a unos 13 km de Coca, y ya en término de Pedrajas de San Esteban, nos encontramos un grato paraje donde se encuentra ubicada la Ermita de Sacedón. Acercándose por el sendero, la divisamos a lo lejos entre los pinos, y antes de entrar en el espacio recreativo, con parrillas y mesas, (donde ya, cercano el mediodía, humeaba algún proyecto de parrillada), podemos ver un cartelón en el que se nos refieren las características del entorno, y se nos indica que la zona está enclavada en el Camino de Santiago, en su variante de Camino Real de Madrid.


La ermita, de construcción pequeña y graciosa, data de 1705, aunque en 1860 experimentó alguna reforma, como la espadaña de ladrillo, y en la espléndida mañana de la pre-primavera que estamos disfrutando, se recorta limpiamente contra el cielo azul, y la explanada que rodea su entrada sirve como escenario de juegos a varios niños pequeños que disfrutan de este dulce sol de marzo.


Ubicada en la ribera del Eresma, la ermita recibe, todos los lunes de Pascua de Resurrección, la visita en romería de las gentes de Pedrajas que acuden así a homenajear a la Virgen. Tras la Misa solemne y el canto de la Salve, se come de forma familiar entre los pinos y las retamas. Separados por unos pocos kilómetros, en Coca, nosotros celebramos ese mismo día el popular encuentro de “Correr la merienda”.
En el espacio cercano nos encontramos, encaramada a un hermoso pino, la figura que representa a un piñero ejercitando su peligroso trabajo. Es un homenaje que se tributa a los esforzados trabajadores que en esta Tierra de Pinares, dedicaron su vida a ese arriesgado oficio.
Además de por el monte podemos acceder a este lugar, por la carretera de Pedrajas, ya que, a través del pinar, por el antes mencionado Camino de Valladolid, aunque es más ameno y más bonito, el sendero tiene abundantes baches que complican un poco la conducción.


Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017