Buthus occitanus, (Escorpión común o Alacrán)

Es de carácter xerófilo, pues habita en lugares secos, de hecho es muy común encontrarlo en nuestros pinares de día durante los meses de más calor ocultos bajo las piedras, entre la arena o detrás de alguna rama seca. Su actividad se produce durante la noche a la caza de arañas y todo tipo de insectos de los cuales se alimenta. Es una de las tres especies de escorpión que habitan en la península, cuyo aspecto es fácilmente reconocible por su color pardo amarillento, alcanzando de adulto unos 12 centímetros.

Foto: Fernando Gallego

El que haya sufrido en alguna ocasión la picadura de este artrópodo habrá sentido en sus carnes el terrible e intenso dolor, aunque no reviste ningún peligro de vida para la persona que haya recibido el aguijonazo. En ancianos y niños el veneno tiene una acción más intensa, pues llegando al torrente sanguíneo manifiestan mayor sudoración, taquicardias, dilatación de pupilas, hipotensión y obnubilación. Tras recibir el pinchazo, debe aplicarse hielo local de forma inmediata, puede ser necesario en ocasiones la realización de un torniquete y utilizar analgésicos para controlar el dolor.

Al ser un animal de costumbres nocturnas, no conviene dormir en verano al aire libre, sino en tiendas bien cerradas. No es recomendable caminar descalzo ni usar sandalias en lugares sospechosos de ser habitados por estos arácnidos. Tras una noche de acampada es muy recomendable sacudir la ropa y el calzado, no sea que se haya aposentado en ella alguno de estos indeseados visitantes.


Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017