El baúl de los recuerdos



Mi hermana y yo, no solemos vernos muy a menudo, ella vive fuera a bastantes kilómetros de aquí, pero, en cierta ocasión quedamos en ir a casa de los abuelos para hacer algo de limpieza, pues ellos hacían bastantes años que fallecieron. Dejamos las ventanas abiertas para airear la casa, que con el paso del tiempo ha ido cogiendo ese característico olor a “cerrado” y a “viejo”. Después de estar tres cuartos de hora barriendo y fregando, subimos al desván, nos entró de nuevo la curiosidad que tuvimos en la niñez. No recordamos haber estado allí, quizá era un buen momento para disipar la montaña de dudas que teníamos desde siempre. ¿Qué encontraremos allí?, seguro que nos tocará tirarlo casi todo… Me equivoqué por completo, en cada rincón empezamos descubriendo ropa y algunos objetos que hacía muchos años no veíamos, como la vieja pelliza que el abuelo, cuyas mangas estaban rematadas con piel de conejo y que utilizaba en sus salidas al campo, o ese rollo de papel del elefante, parecía que acababa de comprarse, pues aún conservaba su inconfundible envoltorio amarillo… Al final del desván, en un rincón donde apenas llegaba la luz de la bombilla, descubrimos dos baúles que por fortuna estaban abiertos, quién sabe dónde estarán la llaves… de lo contrario me hubiera visto obligado a forzarlos. Al abrir el primero de ellos encontramos toda clase de objetos y fotografías…

Esta breve introducción nos invita a descubrir los utensilios que utilizaron nuestros antepasados, recuerdos de los pueblos como este, que con el paso del tiempo acabaron olvidados en viejos baúles o desvanes… algunos corrieron la peor de las suertes, otros sin embargo se han salvado, menos mal que hay personas que los siguen guardando. No os impacientéis, pues los iremos enseñando poco a poco.

Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017