Cartón moneda



El Gobierno Republicano a través del Ministerio de Hacienda de Barcelona dictó una Orden el 24 de Febrero de 1938, en la cual autorizaba con carácter provisional, la circulación de timbres móviles y sellos de correo como moneda fraccionada.
Así, se realizó una última emisión para paliar la escasez de moneda fraccionaria. Se dispuso, que de forma eventual se fabricaran discos de cartón de unos 35 milímetros de diámetro y unos 5 gramos de peso, impresos por una cara con el escudo de la capital de provincia y por la otra llevaban adheridos sellos de Correo o timbres móviles, que habilitaban su valor. Estos discos se fabricaron en la fábrica de Aspe (Alicante).



Esta provisional moneda de cartón continuó circulando hasta el final de la Guerra Civil porque no se acuñó ninguna que invalidase su utilización.
Debido al escaso periodo de tiempo que estuvo en circulación, ha recibido muy poca atención de la numismática española, aunque actualmente los coleccionistas e investigadores reivindicaron el lugar que le correspondía en el mundo de la numismática y en la historia, incluyéndola en catálogos y libros especializados de Moneda Española. Entre las obras que recogen la existencia del cartón-moneda, destaca especialmente "Billetes del Banco de España durante la Guerra Civil DE 1936-39" de Ramón Espuny o el catálogo editado en Estados Unidos "World Paper Money" de Albert Pick, así como los autores Jesús Vico, Ramón de Fontecha, Carlos Castán y Juan R. Cayón.
Ir al índice de colección particular Piffa

Política de Cookies   -   © Descubre Coca 2017